A vueltas con Windows Phone 7.8

Tal y como comentaba en un post anterior, Microsoft pretende proporcionar a los actuales poseedores de Windows Phone una versión que acerque nuestros terminales a la nueva versión Windows Phone 8.

Parece que estoy equivocado.

Al menos, de momento, sólo se confirma la nueva página de inicio (que como os comentaba, parece poco más que un caramelo… )

El hecho de que haya una gran cantidad de nuevas características en WP 8 que estén atadas al hardware hace que muchos (no me atrevería a decir todos) dispositivos actuales no puedan contar con ellas (yo, desde luego, no puedo contar con NFC en mi actual HTC HD 7). Sin embargo, hay un buen número de características del nuevo sistema operativo que no se encuentran vinculadas tan directamente con el hardware (o con el nuevo kernel implantado).

Pues bien, no soy muy amigo de las cartas de petición (quizá sea un tema cultural, pero en demasiadas ocasiones sirven de muy poco), pero por esta vez voy a hacer una excepción.

En UserVoice podéis encontrar una solicitud (muy seguida, dicho sea de paso) a Microsoft para que vuestro futuro Windows Phone 7.8 contenga el mayor número posible de estas nuevas características.

Yo, desde luego, no estoy por la labor de comprarme un Smart Phone cada dos años, pero pensando en aquellos que acaben de agenciarse su flamante nuevo Nokia, imagino que poca gracia les hará y poca ayuda para el negocio de Microsoft. Dicho sea de paso, parece que Microsoft quisiera contar con los incondicionales, ques somos unos cuantos, a la hora de propagar el boca a boca.

Pues, en mi opinión, esta es una magnífica oportunidad que se les presenta para conseguir que los que estábamos contentos con nuestros teléfonos, lo estemos todavía más.

P.D. ¿Alguien ha visto durante la Eurocopa un anuncio de Windows Phone acompañando a los de iPhone y Android que hay en cada descanso de partido? Mientras sea esta la campaña de márketing de Microsoft con su Windows Phone, los incondicionales seguiremos siendo importantes a la hora de que este teléfono termine por ocupar la cuota que se merece.

Anuncios

Windows Phone 7.8

¿De dónde viene?

Como sabréis, se ha celebrado recientemente el Windows Phone Summit y se ha aprovechado el evento para hablar mucho del futuro Windows Phone 8.

Lo cierto es que la web está llena de artículos sobre la futura versión de WP, así que mi intención es contar aquí dos o tres cosas que me llaman la atención y que pueden hacer que WP sea una plataforma llena de posibilidades y con futuro (pese a empezar con una seria desventaja frente a sus competidores).

Para poder explicar qué es la versión 7.8 (lo poco que se sabe) antes hay que ver un poco sobre las diferencias fundamentales entre la versión 7.8 y la 8 (y no estoy hablando de funcionalidad).

Windows Phone 7.X y 8

Windows Phone 8 (Apollo) es un cambio radical en el SO. Para que os hagáis una idea: en realidad se trata de Sistema Operativo diferente y no de una evolución del actual (por mucho que el nombre y la versión hagan pensar lo contrario).

El núcleo de un sistema operativo es el corazón, las tripas, el sistema nervioso central y el sistema nervioso periférico. Lo demás son, más o menos, adornos (bueno, más o menos). La pieza más pegada a la tecnología, al hardware. Ya sea procesador, memoria, dispositivos… es, precisamente, el núcleo. Pues bien el núcleo de Windows Phone 7.X está basado en WinCE, un sistema operativo que Microsoft diseñó en su momento para sistemas embebidos, que ha tenido su evolución desde 1996 y que, desde el comienzo daba soporte a varias arquitecturas de micro-procesadores (a destacar Intel x86 y ARM).

Por el contrario, Windows Phone 8 tiene un núcleo basado en Windows NT (sí, ese sistema operativo de Servidor de la segunda mitad de los 90 y que es, por decirlo de alguna manera, el abuelo directo de la mayoría de los actuales Sistemas Operativos de Microsoft. Este sistema operativo nació con la idea original de proporcionar sabores de estación de trabajo y de servidor (con más o menos éxito) pero que, fijaos cómo son las cosas, va a tener una n-ésima reencarnación dentro de un teléfono.

Vale. ¿Y qué pasa entonces con mi Windows Phone 7.X?

Las arquitecturas de ambos sistemas operativos son bastante diferentes (aunque tenían cierta base común). Así que, por resumir un poco el tema, resulta complicado que los teléfonos móviles que actualmente ejecutan Windows Phone 7.X puedan llegar a ejecutar correctamente Windows Phone 8 (no seré categórico aquí, que no me sorprendería ver poco después de la salida de WP 8 algunas ROM que pongan el nuevo Sistema Operativo en los antiguos teléfonos… ya veremos).

Así que, ya veis. Olvidaos de encontraros alguna actualización en vuestros teléfonos móviles que os instale el nuevo Sistema Operativo. Por otro lado, aunque no me haga muy feliz, lo cierto es que esto no es nada nuevo (tanto Android como iPhone se han encontrado con escenarios idénticos).

La estrategia de Microsoft está clara al respecto. Tanto el nuevo Windows 8 (que será el Sistema Operativo común para Tablets y PCs) como Windows Phone 8 tendrán en común una base muy importante. Esto sienta los principios para una única línea (es de suponer) de sistemas operativos para todos los ecosistemas de Microsoft. Algo que Apple ya hace con su iPhone y su iPad y Android con sus teléfonos y tabletas (sí, Android tiene tabletas, no sólo existe el iPad).

Para todos aquellos, pobres de nosotros, que tenemos un teléfono basado en Windows Phone 7.X, Microsoft ha asegurado que estaremos en condiciones de “acercarnos” todo lo posible al nuevo Windows Phone 8. Eso, es, precisamente la versión Windows Phone 7.8. Una versión pensada para los dispositivos actuales que no soportarán el nuevo sistema operativo Windows Phone 8.

¿Y qué cambios traerá?

Aquí entro en el ámbito de la opinión personal. Y con los datos que hay actualmente, que son muy pocos, no voy a meterme demasiado en el barro.

Una cosa es que Microsoft de un caramelo como la nueva página de inicio de Windows Phone 8 (que estará presente en Windows Phone 7.8)

Pero esto es muy poco representativo y, en mi opinión aporta entre poco y nada, habida cuenta de que Windows Phone 7.8 probablemente seguirá teniendo una única resolución de pantalla (y no como las tres que soportará la versión 8).

En definitiva, tendremos que esperar a ver qué nos proporcionará Windows Phone 7.8, pero no tengo muchas expectativas que digamos:

  • Algunas cosas podemos ir descartándolas con casi toda seguridad (ejecución de código nativo, por ejemplo que será muy útil para portar juegos de otras plataformas y extraer el máximo rendimiento a la máquina).
  • Otras me encantaría verlas en la versión 7.8 (como un Market Place privado para el mundo empresarial).
  • Por último, algunas características de red indispensables para que este sistema operativo pueda ser utilizado en el mundo de la empresa, y que estarán presentes en Windows Phone 8, tengo dudas que puedan llegar a estar en Windows Phone 7.8 pero de ilusión también se vive.